La boxeadora colombiana de origen antioqueño Sabina Mazo, debutó en la arena de la UFC (Ultimate Fighting Championship) al enfrentarse a la
ucraniana Maryna Moroz en la máxima categoría de las artes marciales mixtas.

Aunque el resultado no fue favorable para la antioqueña de 22 años, la campeona de los Juegos Departamentales de Antioquia, logró colarse entre los nombres importantes del deporte colombiano. Además ya es considerada toda una ‘reina’ de la arena UFC.

Sus primeros pasos

Con apenas 17 años de edad, Sabina Mazo conquistó la medalla de oro en boxeo, durante la XXXVII edición de los Juegos Departamentales de Antioquia.

Poco después, con unos guantes más ligeros, comenzó a escribir su historia en las artes marciales mixtas (MMA). Lo hizo en un combate frente a Alejandra Lara, una de las mujeres más reconocidas del país en esa especialidad, quien por entonces llevaba tres victorias en igual número de peleas.

El combate duró los 15 minutos que abarcan tres asaltos y en cada uno de ellos la Sabina mostró su versatilidad. Boxeó y pateó con autoridad. Cuando fue llevada al piso, usó sus 1,74 metros de estatura para amarrar a Lara con piernas y brazos. Cuando el árbitro levantó su brazo y anunció su victoria, la alegría se apoderó de ella y de su esquina.

Desde entonces ha participado en múltiples carteleras internacionales. Se estrenó en Estados Unidos con un impresionante nocaut de patada en la cabeza, que repitió seis meses más tarde y le dio un boleto por el título peso mosca de LFA (Legacy Fighting Alliance, una empresa de MMA).

Radicada desde hace tres años en Los Ángeles (EE. UU), Sabina entrena en Kings MMA, gimnasio dirigido por Rafael Cordeiro, uno de los precursores de este deporte y exmiembro de la legendaria academia Chute Boxe. “Creo que estaba en un punto en el que tenía que estar rodeada de los mejores y eso me ha hecho madurar como peleadora”, reconoce Sabina.

Ahora, con 22 años y un invicto de seis peleas como profesional, Sabina Mazo se incorporó al UFC como una de las promesas del peso mosca (53 a 57 kg).

Entrena cuatro veces al día, trota en la mañana y luego asiste a la academia. Cuando no está puliendo sus habilidades físicas, se dedica a sus estudios en nutrición. Resalta su convicción. “Quiero hacer historia”, asegura, casi ignorando que está a punto de ser la primera colombiana en entrar al octágono de la UFC.

Extraña desayunar arepa con huevo y a donde va repite que ha disfrutado mucho su evolución deportiva. En redes sociales abundan los videos de sus dos nocauts. Es humilde, aunque su sobrenombre sea “The Colombian Queen” (la reina colombiana).

Su debut en la UFC

La colombiana perdió contra la ucraniana Maryna Moroz tras tres asaltos que terminaron con un apretado puntaje.

Este sábado 30 de marzo Sabina Mazo se enfrentó a su primera pelea en la UFC (Ultimate Fighting Championship), la mayor empresa de artes marciales a nivel mundial.

Aunque el resultado estuvo reñido, los jueces le otorgaron la victoria a Moroz con un puntaje de 30-27, 29-28 y 29-28.

La peleadora antioqueña llegó a su debut en la UFC tras seis victorias y el título mundial mosca de la LFA (Legacy Fighting Alliance).

Mazo firmó un contrato por cuatro peleas por lo que deberá trabajar en su recuperación para enfrentar los tres retos restantes.