Su llamativa figura es hoy la piedra de la discordia en Argentina y en las redes sociales. Se atrevió a salir a la hora de mayor audiencia con una transparencia que calentó al noticiero y a muchos televidentes pensar: «Romina Malaspina por favor».

Aunque hasta aquí, poco se había dicho de su flamante rol como conductora en Noticias de 22 a 24. La marplatense, que alcanzó popularidad en su paso por Gran Hermano 2015, no modificó su desempeño en el último noticiero del día de la señal de cable como para obtener otra repercusión: fue su atuendo el que provocó una gran controversia en las redes sociales.

Un top dorado con transparencias y espalda descubierta fue la llave que abrió un tendal de críticas. Y recién a partir de esta circunstancia quienes la repudiaron llegaron a reparar en la función que Malaspina cumple cada noche en el programa. Lo hicieron menospreciando su labor, y creyendo encontrar en su modo de vestir el único mérito que justificaría su presencia en el noticiero.

La respuesta de Romina no tardó en llegar. Influencer al fin, como ella misma se define, primero promovió el canje: en su cuenta de Instagram (que acaba de alcanzar el millón de seguidores) agradeció a la marca que le había provisto el top. Reflexiva, con la personalidad que ya había demostrado en el reality, más tarde se explayó en Twitter. “Todos escandalizados por ver una transparencia de tetas que encima estaban tapadas con pezoneras”, comenzó diciendo, a modo de descargo.

Romina Malaspina y su ascenso en los medios

Luego de aquel paso por el GH que conducía Jorge Rial en América, Malaspina probó suerte en otros ciclos similares, tanto en Chile (fue expulsada de Doble tentación por agredir a una compañera) como en España. En Madrid cumplió con una serie de proyectos laborales. Cuando decidió no participar nunca más de un reality, se probó como cantante, buscando lanzarse en el mercado internacional. Pero así, su presencia en los medios nacionales fue menguando hasta que en este 2020, ya con 26 años, optó por afrontar un cambio en su carrera (un tanto obligada, debido a que la pandemia le impidió instalarse en los Estados Unidos, como estaba en sus planes). Y se volcó a la conducción.

Puedes leer: Pablo Alborán habla abiertamente de su homosexualidad

De esa manera llegó esta posibilidad para ser una de las conductoras del noticiero nocturno de Canal 26, junto a Diego Codini y Celeste Muriega. Al anunciar en las redes la noticia, Romina dijo estar “cumpliendo uno de los grandes objetivos” que se había marcado al ingresar a la televisión: “Conducir un programa de esta índole”. Y anunció: “Voy a dar lo mejor de mí, como siempre”.

Google News Síguenos en Google News